Biblioteca‎ > ‎

Plan Lector

INTRODUCCIÓN Y OBJETIVOS
 
Fomentar el hábito lector es tarea de aquellos que comparten la responsabilidad de la educación en el ámbito escolar y compromete a toda la sociedad, especialmente a las familias y a los centros educativos.
 
La lectura es un factor esencial del enriquecimiento intelectual y constituye una actividad clave en la educación por ser uno de los principales instrumentos de aprendizaje y cuyo dominio abre las puertas a nuevos conocimientos.
 
Consideramos la lectura como la base fundamental para poderse comunicar y desenvolverse en la vida. Se lee para obtener información, para aprender, para comunicarse, para divertirse, para aprender otras realidades. Por ello, el fomento de la lectura y el desarrollo de la comprensión lectora serán impulsadas desde todas las áreas.
 
Desde nuestro centro, la lectura es un factor clave en la educación del alumnado que amplía su visión del mundo posibilitando una formación integral que contribuirá  al pleno desarrollo de su personalidad. De esta forma, la adquisición de los hábitos lectores debe comenzar en edades muy tempranas cuando se inician en el primer aprendizaje de la lectoescritura y si dominan con soltura y con fluidez estos primeros pasos, seguramente se convertirán en su adolescencia en lectores habituales. Por tanto, considerando nuestra alta responsabilidad e implicación nos hemos planteado los siguientes objetivos:
 
  • Alentar el crecimiento lector en los alumnos de una manera continuada potenciando las herramientas lectoras para conseguir un mayor dominio del vocabulario y una adecuada comprensión y expresión lectora.
 
  • Descubrir en el alumnado la sensibilidad literaria y cultivar su gusto por la lectura compensando la falta de estímulos personales, familiares o sociales.
 
  • Fomentar en el alumno, a través de la lectura, una actitud reflexiva y crítica desarrollando a la vez su imaginación y creatividad.
 
  • Hacer de la lectura un medio de educación emocional y de formación en valores.
 
  • Estimular el desarrollo del hábito lector desde todas las áreas del currículo.
 
  • Formar lectores capaces de desenvolverse con propiedad en la vida.
 
  • Implicar a las familias en este proceso de investigación de sus hijos hacia la lectura.
 
  • Utilizar las bibliotecas como fuente de información, herramienta de apoyo curricular para aprender y como acto lúdico y enriquecedor.